Burbujas de cultura

Terminaron las clases. Entre exámenes recuperatorios, correcciones y grandes esperas, pude terminar de leer Burbujas de ocio. Nuevas formas de consumo cultural de Roberto Igarza.

Hoy en La Nación Victoria Pérez Zabala publicó “Ficciones al ataque“. El primer párrafo dice:

Sentado en su oficina, con la vista fija y concentrada en la pantalla de su computadora, José parece trabajar. En realidad, se tomó cinco minutos para disfrutar del último capítulo de su serie web preferida. Ya no tiene que contar los segundos hasta llegar a su casa y encender el televisor; ahora, la ficción le llega a través de Internet.

Roberto Igarza diría que José está sumergido de lleno en la Sociedad del Ocio Intersticial:

La situación actual está cada vez más dominada por actividades intermitentes de comunicación interpersonal y de entretenimiento. El ocio se escurre entre bloques productivos, en los espacios de espera, en el desplazamiento entre cuatro estaciones de tren. El ocio se ha vuelto intersticial. (…) El ámbito laboral está repleto de pequeñas interrupciones, muchas de ellas evitables, producto de las interrupciones incensantes de mensajes y de intercambios breves. (p.12).

El consumo cultural es móvil. Los breves intercambios se deben según Igarza a varios factores. Para ser breves,  podríamos resumir esas condiciones en:

  1. Espaciales: al ser sujetos hiperurbanos pasamos perdemos mucho tiempo en desplazamientos
  2. Inálambricos: las redes de telefonía celular 3G y las redes gratuitas de Wi-Fi atraviesan toda la ciudad.
  3. Tecnológicos: los dispositivos móviles se han vuelto accesibles. Los celulares con conexión a internet son cada día más económicos.
  4. Pantallas sociales: tenemos pantallas en nuestros bolsillos, pero también en los colectivos y trenes.
  5. Microcontenidos

Es el quinto punto el más interesante. Veamos qué dice Igarza:

Los microgéneros se ajustan a la lectura y a la escritura digital. Es dificl encontrar una solución adaptativa de mejor rendimiento fruicional. Se confabulan género, formato y soporte para encerrar al usuario durante la brevedad. (p.171)

Uno de los productores entrevistados por Pérez Zabala, lo dijo bien bien claro:

“explica Diego Villanueva, autor de la popular comedia para Internet  El Vagoneta , “los cinco minutos que duran los capítulos están pensados estratégicamente para que uno pueda prestarles atención mientras envía un mail, chusmea en su Facebook o se baja música. Te divertís durante ese tiempo mientras laburás”.

Les dejo un capítulo Amanda O, uno de los microprogramas que hicieron escuela:

Terminamos acá, el post tiene que ser breve. Tenemos que seguir con la tendencia de la pildorización de contenidos (diría el Profesor Igarza)

FIN

Share

Burbujas de cultura

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s